La inteligencia canina

La inteligencia canina

La inteligencia canina

Aunque es un término difícil de definir, podríamos referirnos a la inteligencia canina como la capacidad de pensar, aprender y resolver problemas.

Se puede hablar de tres tipos según Stanley Coren: La inteligencia instintiva, la inteligencia adaptativa o de aprendizaje, y la inteligencia funcional o de obediencia.

Inteligencia canina instintiva

Es fruto de la herencia genética y debido a esta condición, es difícilmente alterable. Si queremos un perro que realice cierta acción, escogeremos al que ya por genética tiene este comportamiento, por ejemplo, si tenemos un rebaño de ovejas, elegiremos a un perro que por instinto las agrupe, en este caso, un border collie.

YouTube video

Inteligencia canina adaptativa o de aprendizaje

Es la capacidad de relacionar causa y efecto, y resolver problemas en consecuencia.

Por ejemplo, si el proceso de sacar al perro a la calle va desde vestirse, ponerse el abrigo y coger las llaves, un perro que te espera en la puerta antes de que lo llames para salir a la calle, estará asociando causa y efecto.

Inteligencia canina funcional o de obediencia

Es la capacidad de obedecer órdenes, que sumada a su inteligencia adaptativa y funcional hace que un perro nos sea útil. La disposición a colaborar tiene mucho que ver con la personalidad del perro y su raza. Un perro con una inteligencia adaptativa alta pero incapaz de acatar órdenes no nos servirá para realizar ejercicios de obediencia.