¿Qué es la dieta BARF para perros?

La dieta BARF es una dieta para perros que consiste en basar la alimentación en productos naturales y con un proceso de cocinado muy corto o prácticamente crudo. Anteriormente era un modelo alternativo y muy poco utilizado por los propietarios de mascotas pero en los últimos meses ha ganado popularidad.

La principal razón que explica el auge de esta dieta es que permite a los dueños de las mascotas confeccionar comidas para que cuenten con todos los nutrientes necesarios. Además de que cuenta con numerosos beneficios para la salud como puedes comprobar a continuación.

Explicación de qué es la dieta BARF por una nutricionista veterinaria en nuestro canal de YouTube.

Beneficios de la dieta BARF para perros

El hecho de que la dieta BARF se haya convertido en tendencia no es casualidad. Este modelo de alimentación tiene múltiples beneficios para la salud nuestras mascotas:

  • Es 100% adaptable al tamaño, peso y musculatura.
  • Facilita los procesos digestivos, reduciendo problemas estomacales a largo plazo.
  • Involucra aún más a los dientes en el proceso de masticación, lo que hace que se fortalezcan.
  • Ayuda a mantener los huesos y articulaciones en buenas condiciones.

Todos estos puntos anteriormente mencionados  se traducen en una mejora en la vida de nuestros perros ya que veremos como gozan de mayor vitalidad, aumentan su masa muscular, mantienen una mayor higiene bucal y mayor hidratación.

En definitiva, podemos apreciar una serie de ventajas frente al pienso que hace que debamos tener muy en cuenta al BARF a la hora de escoger cómo alimentar a nuestro perro. Además, no requiere de mucho tiempo de preparación por lo que es más sencillo hacer la transición para los dueños.

¿Qué alimentos incluye la alimentación BARF?

Cómo veremos a continuación, esta dieta es muy moldeable y disponemos de diferentes alimentos con los que diseñar un menú muy saludable y variado. Los ingredientes principales de una de la alimentación BARF son los siguientes.

  • Huesos carnosos: su alta composición de agua, proteínas, minerales y vitaminas lo convierten en una excelente fuente de energía. Las alas o cuellos de pollo son dos de los ejemplos más comunes de huesos carnosos. Es muy importante a la hora de incorporar este tipo de alimentos el no cocinarlos ya que eso puede provocar que generen astillas.
  • Vísceras y órganos: son ricos en antioxidantes, que hacen que ayudan a las articulaciones. Entre los más frecuentes encontramos el hígado, el pulmón, los sesos o el hígado.
  • Frutas y verduras: aunque parezca extraño, los perros también pueden consumir estos alimentos y beneficiarse de sus nutrientes. Debemos tener en cuenta que estos alimentos deben estar cortados o triturados. También debes recordar que hay frutas prohibidas para los perros como las uvas, las nueces de macadamia, las pasas, la cebolla y el hueso del aguacate entre otros.

¿Cómo empezar con el modelo de alimentación BARF?

Ahora bien, cuando un perro comienza a hacer dieta BARF podemos encontrarnos dos casos posibles: el primero en el que se adapta a sin problemas y puede pasar de un modelo de alimentación a otro sin problemas y el segundo en el rechaza la comida que le ofrecemos, dado que no está acostumbrado a este tipo de alimentos.

Para solucionar este problema, es posible hacer una transición progresiva de pienso a alimentos cocinados y de ahí a dieta BARF. Debemos prestar atención a la respuesta del perro ante los cambios para así ajustar la velocidad de los mismos.

Si te gusta la alimentación y quieres trabajar con animales, el primer paso que debes dar es formarte. Con nuestro curso de nutrición veterinaria podrás aprender más sobre cómo mejorar la salud a través de la dieta y todos los elementos que la componen. Puedes ver el programa completo del curso y solicitar más información si pulsas en este enlace.